Complicaciones del parto y riesgos

Parto prematuro

Tipos de parto

Parto prematuro

¿Qué es un parto prematuro?

Se considera parto prematuro a todo nacimiento que tiene lugar antes de las 37 semanas de gestación. Los bebés prematuros tienen más riesgos de sufrir problemas de salud que los bebés que cumplen las 40 semanas de gestación. Aún así, la medicina actual permite que un bebé que nazca con tan sólo 30 semanas, puede vivir un tiempecito en la incubadora con todos los cuidados necesarios para desarrollarse correctamente. Incluso puede alargarse el embarazo cuando se sabe que hay riesgos de parto prematuro. Una combinación de medicamentos y reposo ayudarán.

Los medicamentos llamados glucocorticoides, administrados 24 horas antes del parto, pueden ayudar a acelerar la madurez de los pulmones y del cerebro del niño y, de esta manera, reducir algunos problemas.

Tener algún síntoma no significa que te vayas a poner de parto enseguida, más de la mitad de las mujeres empiezan a tener contracciones mucho antes y no dan a luz hasta después de la semana 37.

Parto prematuro: Semanas de embarazo

Parto prematuro de: 30 semanas / 31 semanas / 32 semanas / 33 semanas / 34 semanas / 35 semanas / 36 semanas

Causas de un parto prematuro

  • El estrés
  • Los antecedentes de salud de la mamá
  • Alguna infección
  • Malos hábitos, como el de fumar, beber o consumir otras drogas

Sin embargo, hay un porcentaje muy elevado de partos antes de tiempo de los cuales se desconocen las causas.

Síntomas del parto prematuro

Los partos prematuros no tienen los síntomas de un parto común, por lo que es aconsejable conocer cuáles son los propios de este tipo de parto para tenerlos controlados. El parto prematuro  puede detectarse a través de los síntomas que detallamos a continuaciónSíntomas del parto prematuro

Parto prematuro: 10 causas que lo provocan

Algunos expertos apuntan a que el parto prematuro también tiene un factor hereditario, pero en este aspecto no hay estudios que lo confirmen, las causas en las que si hay consenso son las siguientes:

  1. La hipertensión arterial en la madre.
  2. La existencia de demasiado líquido amniótico.
  3. La rotura de la bolsa de forma temprana.
  4. Los problemas relacionados con la placenta, como placenta previa o el desprendimiento prematuro.
  5. Malformaciones en el útero
  6. Los embarazos gemelares o múltiples.
  7. El sangrado en el primer trimestre.
  8. Las infecciones en la madre o en las membranas que rodean al feto.
  9. El estrés y un estilo de vida poco saludable.
  10. La obesidad o estar demasiado delgada.

¿Qué hacer en caso de parto prematuro?

No te precipites si tienes pocos síntomas. En cambio, si todo indica que estás de parto antes de tiempo, descansa, bebe líquidos (nunca café o refrescos) y acude directamente al hospital.

Más información: ¿Qué hacer en caso de parto prematuro?

Cómo evitar un parto prematuro

Lo que debes hacer en cualquier caso es cuidarte, descansar y reducir todo lo que puedas el nivel de estrés. También cuidar tu alimentación evitando totalmente las bebidas excitantes -como el café- y el tabaco.

Si tu parto empieza antes de la semana 34,  y no hay una razón médica que lo aconseje, tu médico probablemente lo pueda retrasar un tiempo dándote medicación para parar las contracciones y te recetarà corticoesteroides para que los pulmones y otros órganos de tu bebé se desarrollen más rápidamente.



Si estás de 34 semanas o más quizás te provoquen el parto o te hagan una cesárea porque intentar retrasarlo aumenta el riesgo de infecciones y podría ser peligroso para el bebé. Antes de la semana 32 de embarazo, por regla general, los beneficios de esperar suelen compensar los riesgos.

En caso de que anteriormente ya hayas tenido un parto prematuro tu ginecólogo puede ser que te recete a partir del segundo trimestre unas inyecciones semanales de un compuesto de progesterona que se suministran hasta la semana 36 de embarazo.

Parto prematuro: riesgos para el bebé

El nacimiento prematuro puede provocar problemas graves de salud para el bebé, incluso su muerte si su nacimiento es muy temprano. Como es lógico, cuanto más nos acercamos a la semana 37 los riesgos van disminuyendo.

Algunos bebés prematuros pueden tener problemas en los pulmones, dificultades para alimentarse o mantener la temperatura corporal. También hay riesgo de derrame cerebral y más probabilidades de padecer infecciones o ictericia. En algunos casos  pueden padecer enfermedades crónicas como pérdida de visión o audición o problemas de desarrollo.

La mayoría de los bebés prematuros nacen entre la semana 34 y 37 y, con unos buenos cuidados prenatales, en muchos de los casos los bebés se recuperan totalmente y no tienen secuelas futuras.

¿Has tenido un bebé prematuro? ¿Cuál ha sido tu experiencia?

Problemas del parto prematuro

Los partos prematuros comportan normalmente una serie de complicaciones que son más comunes en los bebés prematuros.

Más información: Complicaciones frecuentes del bebé prematuro

Forgot your details?